Sin categoría

Atrápalo Colombia en “Reto Tobia”

Todos alguna vez nos hemos sentido frágiles. Nuestro cuerpo parece tan oxidado que ya no es sólo un costal de huesos sino un océano de dolor. Estamos tan cansados que hasta se nos olvida cuándo fue la última vez que nos paramos descalzos sobre la yerba, sentimos al sol golpearnos en el rostro o dedicamos un día a hacer un ejercicio físico real. Al agotamiento corporal que sentimos se suma nuestra vulnerabilidad emocional. ¿Quién se ha salvado de estar triste alguna vez? Nadie.

Pues bien, para renovar nuestro espíritu y sacudir nuestro cuerpo, en Atrápalo Colombia decidimos darle una oportunidad a la adrenalina y dejarla escapar a borbotones. La excusa perfecta para lograrlo fue nuestra celebración de aniversario. Así es, cumplimos un año de haber abierto nuestra oficina en Bogotá, y como tenemos tanto por festejar, decidimos probar la oferta de deporte extremo de Tobia Cundinamarca. La elección no pudo ser más precisa. El deporte cambia la vida, recupera células, nos salva de una vejez dolorosa y de una muerte perpleja. Pero el deporte extremo hace mucho más que eso: es una experiencia que nos transforma. Tal vez pensarán que estamos poniéndonos muy filosóficos, pero ya verán por qué tenemos razón.

Nuestra aventura empezó el domingo 22 de abril a las 6:30 am, cuando el equipo de Atrápalo Colombia se encontró en la oficina, en el Parque de la 93, para salir juntos hasta el destino donde se verían confrontados todos nuestros temores. Unos tenían más miedo que otros. Era normal, a fin de cuentas haríamos escalada, rappel en cascada y rafting en el salvaje Río Negro. Tobia es un municipio ubicado a una hora y media de Bogotá, con una temperatura promedio de 28 grados centígrados y una enorme oferta de deporte extremo que ha sido impulsado gracias a los hermosos paisajes de la zona, las características geográficas y la cercanía con la capital colombiana.

Los 74 kilómetros de camino entre Bogotá y Tobia los recorrimos con la esperanza de que hiciera mucho sol, porque con mal clima, las cosas se complican. Llegamos a nuestro destino hacia a las 9 am, a desayunar. Necesitábamos fuerza para enfrentar los retos que se venían. Después del tamal con chocolate, los huevos, la changua y las deliciosas arepas, el equipo de nueve aventureros empezó oficialmente su excursión. Fuerza mental y física, perseverancia, tenacidad, estrategia y determinación serían algunas de las cosas que probaríamos.

Nuestra primera prueba fue un muro de escalada de 10 metros. Nada mal teniendo en cuenta que casi todos éramos apenas unos principiantes. La escalada es un ejercicio difícil porque hay que tener fuerza en los brazos y las piernas, para mantenerte agarrado de las piedras que sobresalen en la pared, y además, hay que tener consciencia geoespacial, para decidir con precisión cuál será tu próximo movimiento. El equipo logró buenos resultados porque abajo estaba el resto del grupo alentando al escalador de turno, indicándole cuál sería su mejor jugada. Aunque no fue fácil, todos dimos lo mejor de nosotros, sabiendo que ese era apenas el entrenamiento.

Con la segunda prueba nuestro corazón empezó a latir más fuerte. Treinta metros de pared por donde corría una leve cascada, deberían ser conquistados por nuestra tenacidad para descender lentamente hasta caer a un poso. El torrentismo, o rappel en cascada, es un deporte que exige fuerza en los brazos, seguridad en las pisadas, y sobre todo, cabeza fría. Los primeros diez segundos en la cima de la pared, antes de empezar el descenso, “son la habitación del pánico”. Así lo definió Ángela, nuestra jefe. Y con toda razón, el corazón parece acelerarse a altas velocidades y nuestro miedo nos mira a los ojos fijamente. Pero una vez vencido ese momento de fragilidad, lanzarse al vacío dependiendo de los arneses y las cuerdas que nos sostienen, no es tan difícil. Eso sí, es importante no hacerlo a saltos, como los profesionales, sino con pasos cortos mientras soltamos levemente la cuerda. La segunda clave es mantener el cuerpo en posición perpendicular a la pared, porque si nos resbalamos, podríamos caer de frente en la roca, y el accidente sería fatal. Uno a uno los miembros de Atrápalo Colombia vencieron el segundo reto. Para celebrar nuestra victoria nos lanzamos al agua a jugar como niños, ¡parecíamos patos!

La última prueba era nuestro mayor temor. Rafting en el poderoso Río Negro de Tobia: la más tremenda explosión de adrenalina que alguna vez imaginamos. Este deporte exige mucho más que esfuerzo físico. Requiere una enorme tranquilidad mental, trabajo en equipo, poder de decisión, manejo del pánico y sentido de la aventura. Lanzados al río en equipos de máximo 9 personas por balsa, los aventureros que se arriesguen a este reto deberán remar por sus vidas aunque sus brazos se estén cayendo de cansancio. Si alguien se cae al río, los rescates deben hacerse jalando al sobreviviente de su chaleco salvavidas. Es importante remar en equipo, y no solos, siempre para un mismo lado, con un ritmo equivalente, y sin desvanecer. Si se hacen bien todas estas cosas la diversión no tiene pérdida. Nuestros equipos, arriesgados aunque un poco temerosos, decidimos pedir el descenso por el río con todos los riesgos posibles. Nuestro guía, un atlético tobiano con una fuerza impresionante, nos volcó al agua miles de veces, hicimos rescates, nadamos y hasta nos lanzamos a hacer la famosa “licuadora”, un juego en el que cada equipo ubicado a cada lado de la balsa rema en un sentido, y la balsa gira mientras es arrastrada por la poderosa corriente. Gritamos y nos reímos tanto que a veces no podíamos ni remar de las carcajadas. Al final comprobamos que el miedo siempre es mejor matarlo con una buena dosis de risa.

No podemos asegurar que al día siguiente sea fácil levantarse de la cama. Para nosotros no lo fue. Un dolor que atravesaba todo nuestro cuerpo nos impedía hacer el más mínimo movimiento. ¡Auch! ¡Qué oxidados estábamos! Pero, ¿valió la pena? Atrápalo Colombia les a segura que sí. Este es un plan que levanta por completo la autoestima, y nos hace sentir el aire y la piel de un modo diferente. Aunque estuviéramos muy molidos, recordábamos una frase sabia: “hay algo en el dolor, saber que estamos vivos”. Además, si el deporte se convierte en una disciplina de vida, ya no dolerá, se convertirá en un nuevo método de respiración, y nos mantendrá vivos por más tiempo.

 

Si quieres descubrir toda la oferta extrema de Tobia sigue estos enlaces:

Cabalgatas por senderos naturales en Tobia: http://bit.ly/Cabalgata_Tobia

Buggies en Tobia: http://bit.ly/Buggies_Tobia

Canopy con más de 1800 metros de vuelo en Tobia: http://bit.ly/Canopy_Extremo

Torrentismo en Tobia: http://bit.ly/Rappel_en_Cascada

Rafting por el cañón del Río Negro en Tobia: http://bit.ly/Rafting_Rio_Negro

Caminata por cascadas en Tobia: http://bit.ly/Travesia_Cascadas

Comentarios


En esta web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte información relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.